jueves, 22 de noviembre de 2007

Strings

Una aventura épica de las más bonitas y espectaculares que he visto. Gracias a Akerbeltz por recordarme, aún sin saberlo, que al final de una cuerda siempre hay alguien, o algo, impulsado por uno mismo.

No hay comentarios:

Sociable