lunes, 29 de noviembre de 2010

Heredero de la Alquimia, de David Mateo


Egipto y Mesopotamia; Neferet, la sunu, y Akbeth, el discípulo. Estas podrían ser las palabras clave de la novela de David Mateo, Heredero de la Alquimia, una historia épica y fantástica ambientada en un mundo antiguo, bíblico, apocalíptico y lleno de criaturas extraordinarias y mágicas.

Hace ahora casi cuatro años que emprendí un particular viaje al pasado gracias a David, pues me permitió conocer a estos personajes y me dejó visitar los paisajes, ciudades, pirámides que iba creando y dando vida en el papel, una antigüedad a la que yo no estaba acostumbrada…

En aquél momento y una vez finalizada la novela, tuve que despedirme de todos ellos y, como ya sabemos, las despedidas siempre dejan una sensación extraña y crean diversos sentimientos, como la nostalgia...

Cuando hace algunas semanas llegó a mis manos Heredero de Alquimia, envuelto en una bellísima portada realizada por Elena Dudina, esos sentimientos volvieron a emerger. Me interné de nuevo en la sabiduría y erotismo de Neferet, y en las inquietudes y apasionamientos de Akbeth, en la ciencia, arqueología y mitología de la historia creada por David y que tanto había echado de menos. Hoy estoy feliz porque al fin el libro está donde tiene que estar, al alcance de todas las personas, potenciales lectores que tienen una magnífica oportunidad para acercarse a conocer un género de gran calidad en España; un conjunto de más de seiscientas páginas muy bien documentadas, con un amplio abanico de personajes, todos interesantes (personalmente adoro a la ninfa Juno), y con una historia inquietante, a veces perturbadora, pero siempre entretenida.

Felicidades, David.

1 comentario:

David Mateo dijo...

Muchísimas gracias, Elena. Tu ayuda fue fundamental en el desarrollo de la historia y en la elaboración del complejo mundo de Neferet. Este libro es parte tuyo.

Sociable